La Revista del Implante Coclear. Editada por la Federación AICE

Cualidades de la voz en niños con implantes cocleares

Hilda MImagen de Hilda Furmanskiaría Furmanski, Fonoadióloga, LSLS (Listening and Spoken Language Specialist), Certificada en Terapia Auditivo Verbal

Hilda Furmanski a lo largo de estas líneas pone el foco en la importancia del uso de la audición y la aplicación de estrategias específicas para favorecer las cualidades naturales de la voz, frente a estrategias que solo ponen el interés en la articulación.

En los años 80’, los niños con hipoacusias severas y profundas eran equipados con audífonos y muchos de ellos se encontraban en programas que se basaban en el desarrollo de la lectura labial como base para la comunicación. En aquellos años, las características de la voz de los niños con hipoacusias severas y profundas se describían como voces monocordes, carentes de ritmo, con incoordinación fono-respiratoria, ataque brusco, frecuencia fundamental elevada, sin control de la intensidad y exceso de nasalización entre otras desviaciones, sumadas al hecho de articular segmento a segmento, lo cual traía como consecuencia habla entrecortada con articulación exagerada y un nivel de inteligibilidad muy reducido. Estas cualidades eran atribuibles a la falta de acceso temprano al sonido y a la falta de realimentación auditiva. El concepto de resto auditivo que se manejaba en aquellos tiempos favoreció el hecho de no prestar atención a que esos niños podían potenciar su función auditiva con audífonos. El conocimiento y el interés estaban puestos en la articulación y no en la acústica del habla.

Sin embargo, desde los inicios de la TAV (Terapia Auditivo Verbal), y mucho antes de la aparición de los implantes cocleares, era sorprendente ver cómo niños con hipoacusias tan importantes en programas basados en la audición, conseguían tener voces con cualidades muy naturales. El único secreto para que esto sucediera era que el canal principal para la percepción de los sonidos del habla era el auditivo y el foco estaba puesto en maximizar el uso de la audición para la adquisición del lenguaje y para la realimentación de las propias producciones. Para la TAV el concepto de capacidad auditiva, opuesto al de resto auditivo, ponía la dirección del trabajo en potenciar al máximo la audición para obtener resultados muy favorables en cuanto a las cualidades de la voz.

Daniel Ling demostró la primacía de la audición mucho antes de que los implantes cocleares existieran y nos enseñó que aun niños con audiogramas de rincón, si estaban debidamente amplificados y tenían el tratamiento apropiado, podían tener voces con cualidades muy naturales.

Antes de la aprobación de los implantes cocleares para su uso clínico, los niños necesitaban de mucho trabajo dirigido para potenciar la audición, dado que los dispositivos de ayuda auditiva muchas veces no cubrían en forma completa sus requerimientos de amplificación, dado el grado de las pérdidas auditivas. Sin embargo, con el énfasis puesto en el uso de la audición y la aplicación de estrategias específicas, muchos de esos niños lograron tener cualidades muy naturales en la voz.

Hoy en día, los dispositivos de ayuda para los niños con pérdidas severas y profundas son mucho más sofisticados, y los implantes cocleares le permiten en la actualidad a muchísimos niños adquirir el lenguaje usando la audición como vía principal para la recepción de información.

Si bien los implantes cocleares codifican la información del habla de manera muy sofisticada, mucha de la información relativa a la prosodia no es de acceso tan sencillo para los niños implantados, con lo cual el trabajo directo sobre los aspectos suprasegmentales del habla es muy importante. La producción de los aspectos suprasegmentales o prosódicos del habla van a impactar en forma directa en la calidad a la voz a un niño con déficit auditivo.

La percepción de los aspectos suprasegmentales del habla no solo nos permiten discriminar frases interrogativas, exclamativas y declarativas, discriminar los acentos de las palabras y el ritmo del habla, sino que conllevan información imprescindible acerca del estado de ánimo, estado de salud, nacionalidad, edad aproximada del hablante, y contribuyen a la comprensión de los mensajes y de las intenciones comunicativas, vale decir que participan en los aspectos semánticos y pragmáticos del lenguaje. El uso inadecuado de pausas, la incorrecta ubicación de acentos, una entonación y ritmo inapropiados, pueden llevar a la falta de comprensión del mensaje.

Afortunadamente los implantes cocleares le permiten a muchos niños acceder a la percepción de los sonidos del habla y el lenguaje y si la cirugía se realiza en los primeros años de vida las oportunidades de que el niño pueda usar su audición para la adquisición del lenguaje son muy altas. Sin embargo, para que el desempeño sea el ideal y para que las características de la voz sean naturales, es imprescindible que los niños tengan un tratamiento apropiado que potencie funcionalmente el acceso al sonido que los implantes proporcionan a través de la aplicación de estrategias específicas, sin las cuales tristemente muchos niños no logran el aprovechamiento óptimo.

Revista Integración, revista oficial de la Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España, se edita con el soporte del Ministerio de Sanidad y Política Social.
Depósito legal: B-41.931/96. I.S.S.N. 1137-6511
Integración acepta y respeta la diversidad de opiniones, de las cuales son responsables sus autores.
Está autorizada la reproducción de artículos y noticias citando su procedencia y previa notificación a: integracion@implantecoclear.org

Revista Integración

Editada por la Federación AICE

C/ Fernández Duró 24

Telf/fax/Cont. +34 93.331.74.75

08014 Barcelona

Usamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Se han instalado las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de la web. Para leer más acerca de la política de privacidad, vea Política de privacidad.

Acepto las cookies de esta web.
Política de Cookies